TLF: 958 550 101 Email: infoweb@araferasesores.com

Cuando nos damos de alta en autónomos una pregunta frecuente suele ser la de "¿Qué gastos me puedo deducir?", y esta suele tener una respuesta relativamente sencilla. Pero como siempre, suele haber excepciones, y hay una serie de gastos que no están del todo claros, los cuales os queremos explicar en este artículo.

Para empezar debemos abordar la principal cuestión. ¿Qué es un gasto deducible?

Gasto deducible será todo aquel que el autónomo tenga que asumir necesariamente para el ejercicio de su actividad. Algunos de estos gastos serán los suministros, como luz y agua, los gastos de personal, las compras de mercancías, los derivados de la reparación y conservación del inmovilizado, los arrendamientos, las amortizaciones, etc.

En términos generales estos gastos suelen ser fácilmente diferenciables y tan solo debemos aplicar cierta lógica, pero hay otros que no están tan claros y requieren que les prestemos cierta atención.

En las siguientes líneas analizaremos algunos de estos gastos y expondremos por qué deben ser tratados con cierta cautela.


GASTOS DEDUCIBLES CON TRATAMIENTO ESPECIAL:

- Local de desarrollo de la actividad: Aquellas personas que, para desempeñar su actividad, necesitan de un lugar fijo en el que atender a sus clientes suelen alquilar un local o un piso en el que llevarla a cabo si no disponen de un lugar apropiado. Esto genera unos gastos de alquiler y suministros que, siempre que el local este destinado íntegramente a la actividad, serán desgravables al 100%. Pero ¿Qué ocurre si la actividad se desarrolla en la vivienda del empresario o en otro lugar que no esté dedicado íntegramente a esta? En este caso los gastos no serán desgravables en su totalidad, si no que tan solo lo será la parte del gasto que corresponda a la superficie utilizada para el desarrollo de la actividad. Esto conlleva ciertas dificultades ya que es preciso justificar los consumos correspondientes al desempeño de nuestra labor profesional.

- Vehículo y gastos derivados de este: Solo se admite la deducción de gastos de vehículos cuando su uso se exclusivo para la actividad, no admitiéndose el prorrateo al uso privado, salvo para las actividades de transporte de viajeros o mercancías, enseñanza de conductores o actividades comerciales, como pueden ser los taxistas, los repartidores o los profesores de autoescuela, siempre que su uso privado se limite a días no laborables.


- Telefonía móvil: En este caso, si tan solo tenemos una línea telefónica a nuestro nombre tan solo podremos desgravar el 50%, que se considera que el otro 50% se deriva de uno personal. Por eso es cada vez más frecuente que los autónomos tengan dos líneas, una solo para su uso profesional y la otra para su uso personal.


- Comidas, viajes, hostelería y restauración: En este caso la situación se complica aún más, ya que corresponderá al contribuyente demostrar que estos gastos se derivan de una actividad profesional o empresarial.

Estos son algunos de los gastos con más peculiaridades, pero también se podría entrar a analizar otros como, la ropa o vestimenta de trabajo, los cursos de formación y máster, cuotas de colegiación profesional, material de oficina, ordenadores, libros, etc.

Este artículo tan solo a sido una breve introducción y explicación de un tema en el que se puede ahondar y en el que cada caso es diferente, por eso, si tenéis cualquier duda al respecto no dudéis en poneros en contacto con Arafer Asesores para que os podamos asesorar de la mejor forma posible.

 aenor certificados2   

droppedImage 1

Utilizamos cookies propias y de terceros para poder informarle sobre nuestros servicios, mejorar la navegación y conocer sus hábitos de navegación. Si acepta este aviso, continúa navegando o permanece en la web, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies. Política de Cookies.

  Acepto Política de Privacidad
EU Cookie Directive Module Information